La Ciudad de México gran Capital del Patrimonio Material UNESCO.

En el año de 1972 en la ciudad de Paris, Francia, se realizó la Convención sobre la protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural; esto con la finalidad de tomar medidas respecto a la amenaza de destrucción, deterioro o desaparición del patrimonio cultural y natural en el mundo. Este peligro que corre el patrimonio se debe a la creciente evolución en la vida social y económica del hombre, la cual se ve reflejada en muchas aristas; una de ellas es el aumento de la población, la cual ante la necesidad de buscar sitios donde poder habitar, extiende la mancha urbana hacia zonas que son consideradas de protección natural y cultural, contaminándolas y deteriorándolas a tal grado de que llegan a desaparecer ecosistemas invaluables para la humanidad.

Ante la falta de capacidad de las naciones, ya sea económica, científica o tecnológica de establecer políticas públicas para la conservación de su patrimonio cultural y natural, la Unesco intervino para crear declaratorias y hacer que el patrimonio cultural y natural, ya no sea de una nación, sino de toda la humanidad. Así, la Unesco define como patrimonio cultural a los “monumentos, conjunto de construcciones y sitios que tengan un valor histórico y estético, arqueológico, científico, etnológico o antropológico” (Montecinos, 2012).

En la Ciudad de México, los primeros sitios en catalogarse como Patrimonio Cultural de la Humanidad, fueron el Centro Histórico de la Ciudad de México y Xochimilco, en el año de 1987; la Casa Estudio Luis Barragán y el Campus Central de Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México, fueron declarados bienes culturales en los años 2004 y 2007 respectivamente.

El Centro Histórico cuenta con una exquisita historia que data desde tiempos en la colonia en México. Cuenta con una gran riqueza en cuanto a monumentos históricos tales como iglesias, la más representativa es la Catedral Metropolitana; sitios arqueológicos como el Templo Mayor que fue el principal centro ceremonial de la cultura mexica.

Xochimilco es un sitio de con gran riqueza natural y cultural, aquí se encuentra la zona lacustre y las chinampas, que son islotes construidos en medio de los canales los cuales desde la época prehispánica servían como medio de cultivo de hortalizas y vegetales, tales como jitomate, chile, frijol, calabaza, maíz, quelites, entre otros. También existe el ajolote que es un animal anfibio único en su especie con el cual se pueden preparar platillos típicos del lugar.

Image

Xochimilco y sus trajineras

Artículo escrito por: L. en G. Jesús Julián Guevara Vargas

Estudiante de la Maestría en Administración e Innovación del Turismo de la Escuela Superior de Turismo del Instituto Politécnico Nacional.

Si deseas conocer mas acerca de este tema y otros relacionados con restaurantes, hoteles, rutas gastronómicas y turísticas, destinos  y su patrimonio te invitamos a conocer el “Congreso de Turismo Gastronómico Sostenible e Innovación en Iberoamérica” que se llevara a cabo del 5 al 8 de septiembre del 2013  visita la página http://www.congresoturismogastronomicosostenible.com.mx/

Fragmentos extraídos del libro: “Planificación del Turismo Gastronómico Sostenible, Servicios, Rutas, Productos, y Destinos”. Por el Dr. Antonio Montecinos Torres. Mas informes del libro http://cegaho.com.mx/libro

Patrimonio Cultural Inmaterial en la Ciudad de México.

En el año 2003 se realizó en la ciudad de París, Francia, la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, la cual tiene sus antecedentes en las “Recomendaciones sobre la Salvaguarda de la Cultura Tradicional y Popular” que hace la Unesco en 1989. Posteriormente se comienza a abordar el tema de la pérdida y destrucción de las lenguas como patrimonio, cuyo valor es la transmisión oral de conocimientos.

La importancia de estos acontecimientos se da ante la globalización y el crecimiento de la población en el mundo. Las personas ahora se ven obligadas a abandonar el campo y las actividades que por cientos de años les han dado identidad, para migrar a las grandes ciudades en busca de un trabajo que les beneficie más; los jóvenes tienen que buscar nuevas oportunidades en las escuelas y universidades para poder competir y tener logros que les reditúen un mejor estilo de vida. Así, esas costumbres, tradiciones y conocimientos que se transmiten de una generación a otra, van quedando en el olvido ante estas necesidades.

Por lo que la Convención determina que es fundamental crear un nivel mayor de conciencia, sobre todo en los jóvenes, de la importancia del patrimonio cultural inmaterial y su salvaguardia. Así mismo, se considera prioritario la creación de un instrumento multilateral con carácter vinculante, cuya finalidad sea la de salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial. Y como primer paso, es entender qué es el patrimonio cultural inmaterial, que la Unesco (2003) define como “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas –junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana; se tendrá en cuenta únicamente el patrimonio inmaterial que sea compatible con los instrumentos internacionales de los derechos humanos existentes y con los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible”.

En la Ciudad de México el patrimonio cultural inmaterial es de gran riqueza, se puede vislumbrar en las lenguas autóctonas que aún prevalecen, como el náhuatl; las tradicionales fiestas patronales  y celebraciones en los pueblos del sur (Xochimilco, Tlahuac y Milpa Alta) como el Niñopa, que se celebra desde hace más de 100 años, iniciando el 2 de febrero cuando se llevan a bendecir a los niños dioses en la Parroquia de Santa Cecilia en Xochimilco y se designa la mayordomía la cual cambia al siguiente año, celebrando la fiesta una vez a la semana durante todo el año. Otras festividades que se llevan a cabo son, La Semana Santa, La Santa Cruz, La Candelaria y el Día de muertos; así mismo existen conocimientos y usos relacionados con la naturaleza, tales como el sistema de cultivo de chinampa, recetas de platillos emblemáticos como el mole de olla, los tamales, el pan de muerto, etc.

Fuentes citadas y consultadas

Unesco (2003). Patrimonio Cultural Inmaterial. Disponible en: http://www.unesco.org/culture/ich/index.php?lg=es&pg=00006 (17-07-13).

Artículo escrito por: L. en G. Jesús Julián Guevara Vargas

Estudiante de la Maestría en Administración e Innovación del Turismo de la Escuela Superior de Turismo del Instituto Politécnico Nacional.

Este y otros temas relacionados con las Rutas serán tratados en nuestro Curso: Diseño de Rutas Gastronómicas y Turísticas Sostenibles, este 14 y 15 de noviembre en la Ciudad de México, los ponentes de este curso presencial serán el Dr. Jordi Tresserras Juan, de la Universitat de Barcelona y el Dr. Antonio Montecinos Torres, director del Centro Empresarial Gastronómico Hotelero.

Conoce nuestro evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/687706787906345/

Consulta los curriculums de los ponentes:

Dr. Jordi Tresserras Juan:  http://www.congresoturismogastronomicosostenible.com.mx/cvs/Jordi_TRESSERRAS_JUAN.pdf

Dr. Antonio Montecinos Torres: http://www.congresoturismogastronomicosostenible.com.mx/cvs/ANTONIO_MONTECINOS.pdf